domingo, 4 de abril de 2010

PROPENSIÓN AL CONSUMO. El Efecto Multiplicador.

El hombre que sabe gastar y ahorrar es el más feliz, porque disfruta de ambas cosas.

Samuel Johnson.

Cuando nos referimos a la economía, diferenciamos correctamente la microeconomía de la macroeconomía. La microeconomía trata de los problemas del sujeto, de las unidades económicas individuales: familia y empresas.
Una familia percibe ingresos, normalmente originados de la renta del trabajo. Esos ingresos los destina al consumo y a veces también al ahorro. Distribuye el consumo de la forma que le parece más adecuada: alimentos, vestidos, viajes, ocio etc. Si lo percibido lo permite, destina una parte al ahorro. Algo similar ocurre con las empresas, incluidos también en microeconomía.
La microeconomía, se fija en los detalles, en las circunstancias particulares. Observa a la economía de forma individual y detallada.
Por el contrario, la macroeconomía, se refiere a la economía regional y nacional; la observa bajo el punto de vista global. La macroeconomía, pierde los detalles y aborda los temas en su conjunto. Así por ejemplo, se ocupa del paro, del índice de precios al consumo, elevación de precios, inflación, elevación de impuestos indirectos etc.
Mientras que la microeconomía, se fija en los detalles y pierde la visión de conjunto. La macroeconomía, analiza las grandes relaciones, pero pierde los detalles. Macroeconomía, es la sumatoria de las microeconomías.
-----------------------------------------------------------------------------------
Cuanto más rentas (ingresos) perciban las familias y empresas mayor será la propensión al consumo. En una economía con desempleo (como la nuestra), un aumento de la demanda generará un efecto multiplicador, que hará aumentar el producto nacional en una cuantía mayor que la que corresponde al impulso inicial del gasto.
Llamamos propensión marginal al consumo a la cantidad en que aumenta el consumo nacional cuando las rentas aumentan en unidades monetarias; aunque no todo ese aumento se destina al consumo, habrá sujetos económicos que una parte lo destine al ahorro, y que definimos como propensión marginal al ahorro. Un sencillo ejemplo:
Un sujeto económico, consigue un trabajo estable. Le pagan 1.000 unidades monetarias (la renta nacional aumenta). Destina al ahorro el 20% (200 unidades monetarias), la propensión marginal al ahorro, aumenta 20%; y destina al consumo de bienes y servicios el 80% (800 unidades monetarias), la propensión marginal al consumo, aumenta 80%. Con las 800 unidades monetarias compra alimentos, vestidos, viajes, etc; que perciben otras familias. Esas familias usan el mismo procedimiento, usan 640 para el consumo a otras empresas............y continúa la cadena de consumo; hasta que la suma final de todos los incrementos llegará a 5.000 unidades: el gasto original de 1.000 unidades ha dado lugar de un aumento de cinco veces mayor (5.000). Es decir el efectos multiplicador del consumo, en este caso ha sido de 5.
Hasta la próxima semana, gracias y suerte, jnf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada